Los análisis clínicos ayudan al médico a poder esclarecer su diagnóstico y tratar a tiempo algunas enfermedades, abarcan sin número de estudios que pueden practicarse en muestras de orina, heces, fluidos vaginales, sangre, entre otros. Sin embargo, los análisis clínicos no sólo se utilizan como apoyo al diagnóstico sino que es cada vez más frecuente el monitoreo de algunas enfermedades como la diabetes, afecciones renales o por prevención, como son las campañas para la detección de glucosa o colesterol elevado.

Nosotros como pacientes no nos agrada tener que practicarnos análisis clínicos y es natural, porque muchas veces no sabemos si será doloroso, la incertidumbre de no saber el resultado por la posibilidad que sea una enfermedad incurable aunque la posibilidad de detectarlo a tiempo y seguir un tratamiento eficaz es lo que nos alienta a seguir las indicaciones del médico.

Aspectos a tomar en cuenta previos a la realización de un análisis:

  • Saber si alguna de las pruebas que solicita debe realizarse en una fecha específica, por ejemplo los perfiles hormonales femeninos deben practicarse en días específicos del ciclo, de otra forma los resultados no son útiles.
  • Si el objetivo es evaluar la respuesta al tratamiento médico, usted debe saber si la muestra debe tomarse antes o después de la toma del medicamento, o a los cuántos días de empezar o terminar de tomar la medicina.
  • Es también sumamente importante hacer una elección del laboratorio o establecimiento de salud donde realizárselo dichos análisis, ya que este debe tener a la vista los permisos de la municipalidad, licencia de funcionamiento, boletas, facturas y todas las facilidades para brindar un servicio de calidad.

Finalmente, cabe resaltar que es necesario tomar en cuenta que los análisis prescritos por un médico o de control, sirven para prevenir una enfermedad, esto a su vez facilita al paciente la posibilidad de mejorar su calidad de vida y tomar precauciones ante las enfermedades.