Las ETS (enfermedades de Transmision Sexual) son infecciones que pueden afectar tanto a mujeres como hombres independientemente de su edad y condición sexual. Las personas que mantienen relaciones sexuales sin protección o consumen drogas por vía intravenosa tienen más posibilidades de contraerlas.

Aunque la mayoría de ellas afectan a ambos sexos, los problemas de salud que conllevan pueden ser más graves en las mujeres. Además, una mujer con una ETS puede transmitírsela a sus hijos durante la gestación, el parto o la lactancia.

Diagnosticarlas de forma precoz con analisis clinicos es vital para impedir su propagación. A pesar de que algunas puedan curarse con tratamientos de manera sencilla, es esencial ponerse en manos de un especialista cuanto antes, para evitar posibles complicaciones.